“No estamos de vacaciones”. Pero.. ¿en qué estamos?

El Área de Niños de Audepp (Asociación Uruguaya de Psicoterapia Psicoanalítica), quiere compartir con padres, madres y cuidadores/as algunas reflexiones y orientaciones en tiempos de pandemia.

En muy poco tiempo, se  generalizó el distanciamiento social como medida preventiva ante una emergencia sanitaria. Como sociedad, ha implicado un cambio en los modos de existencia de forma radical, ante lo cual surge la reflexión: “ya no seremos los mismos”.

Surgen mensajes en torno a los peligros que vienen del exterior “te podés contagiar” y también la vivencia de ser  peligrosos para otros “no abraces, no toques porque podes contagiar”.

Nos vemos impelidos a la vida en abstinencia: de presencias, de movimiento, de espacios. Nuestra cotidianeidad es en clave coercitiva, hace al cuidado de todos, pero al mismo tiempo el otro adquiere la marca de  la desconfianza, es vivenciado como potencialmente sospechoso, genera miedo. Se aleja entonces  la vivencia del semejante, como ser confiable.

Nos interrogamos cómo van afrontando el día a día los niños y los adultos,  este nuevo contexto.

Es en medio de esta situación de cambio permanente, que quisiéramos entonces compartir con los adultos a cargo de la crianza, algunas pautas para contribuir a una más adecuada convivencia en casa, así como al cuidado y preservación de la salud psíquica de los/as niños/as y de las familias sin desconocer la complejidad de  múltiples  realidades que están muy comprometidas de diferente manera, algunas en situaciones de extrema  vulnerabilidad.

Ante la frase recurrente “no estamos de vacaciones”, ofrecemos algunas orientaciones que son generales. En caso que los/as niños/as se encuentren transitando espacios psicoterapéuticos, serán los profesionales a cargo de los mismos quienes, en conocimiento del/a niño/a y de su familia, puedan pensar y aportar dispositivos de abordaje y orientaciones para cada situación y paciente.

Sobre el manejo de la información y la comunicación:

– Aportar a cada niño/a de acuerdo a su edad información sobre el virus (se brindan al final materiales de apoyo), tratando de no incrementar el miedo, la ansiedad, la angustia, ni minimizar o negar estos sentimientos en los/as niños/as y en los adultos también. Transmitir que hay mucha gente en todo el mundo que está buscando soluciones para enfrentar  prontamente el virus.

– Brindar información sobre lo necesario de quedarse en casa.

– Poder usar las ventanas y aberturas en la casa, como espacios de comunicación (campaña del arcoiris, dibujos, mensajes, juegos con los vecinos a través de carteles, música, etc), que empatizan y acercan el mundo cotidiano del vecindario, y ayudan a no incrementar las vivencias de desconfianza hacia el afuera así como le dan al niño la posibilidad de ser partícipe de su comunidad y portador de un mensaje, desde un recurso elaborativo, como el dibujo y el lenguaje escrito, no virtual.

Espacios, tiempos y vínculos de lo cotidiano:

– Aprovechar la mayor disponibilidad de tiempo en familia para compartir actividades que sean disfrutables de acuerdo a las costumbres y preferencias de cada uno/a.

– Tomando en cuenta que es una situación excepcional para todos/as, que cabalga entre el formato de vacaciones y el tiempo de estudio y trabajo, enmarcado en una situación de incertidumbre y encierro, se sugiere intentar establecer ritmos en lo cotidiano que organicen las rutinas.

Esta búsqueda de resguardo en las rutinas, debe pensarse con la flexibilidad suficiente como para tomar en cuenta que :

– el niño no está en la institución educativa y se encuentra inmerso en una situación inédita, por lo tanto no sería saludable pretender que dedique el mismo tiempo a sus tareas como si estuviera con clases. Lo que se está perdiendo es  mucho más que contenidos académicos, entonces siempre que sea posible, intentar que mantenga vínculos con sus pares y docentes, que juegue online con sus compañeros, que haga videollamadas, que resuelvan juntos deberes o hagan trabajos en equipo, como a su vez que se acuerde determinado tiempo diario, al juego y entretenimiento a través de pantallas.

– promover siempre que sea posible, la cooperación  entre hermanos/as y padres, al momento de realizar tareas.

– es importante también que los adultos a cargo de la crianza, y que se encuentren trabajando a distancia, establezcan un horario laboral, para contribuir a su salud mental y para que se disponga de otros tiempos para los/as niños/as y para la organización cotidiana familiar.

– tan importantes como propiciar tiempos y espacios comunes, es la necesidad de cada uno de contar con un tiempo y un espacio propio, privado, para jugar solo, estar en silencio, leer, escuchar música, ver una película, etc.

– propiciar espacios de juego y de expresión artística, que tomen en cuenta los gustos y las vías expresivas privilegiadas por el/la niño/a.

– facilitar un vínculo de apoyo y cooperación nietos-abuelos, acortar la brecha que el aislamiento físico genera sobretodo en los ancianos, buscando que los niños/as pongan en juego a través de las redes su cercanía afectiva, enviar cuentos, audios, dibujos, realizando videollamadas con los/as abuelos/as y/o con otros adultos significativos.

– Tratar de cumplir con las recomendaciones de higiene desde lo lúdico, sin asustar y sin exagerar para no fijar una excesiva preocupación por la higiene y la salud.

– Intentar reorganizar una nueva rutina acorde a los nuevos funcionamientos familiares que tiendan a darle un espacio al momento de comer, descansar, trabajar, estudiar y jugar.

Como Área de Niños, dejamos a disposición la siguiente vía: contacto@audepp.org por si quieren hacernos llegar consultas o interrogantes.

Cuento Coronavirus para los más pequeños

Mi casa es un castillo

Recreación viral

Rosa contra el virus. (Cuento para explicar a los niños y niñas el Coronavirus y otros posibles virus)

APORTES A LA PSICOTERAPIA DE NIÑOS/AS EN ÉPOCA DE PANDEMIA

Algunos mediadores terapéuticos para la clínica virtual con niños

Sugerencias prácticas para la clínica con niñas y niños-2

LA PSICOTERAPIA DE NIÑOS-AS EN TIEMPOS DE PANDEMIA